El alcohol disminuye tu atención y capacidad de reacción al volante.

¡SI TOMAS NO MANEJES!